En el tejido energético de España, la energía eólica emerge como un pilar esencial en la generación de electricidad, constituyéndose como la principal tecnología dentro del sistema eléctrico español.

Con una cobertura del 24% de la demanda energética, la energía eólica ha demostrado su valía al proporcionar una contribución significativa a la red eléctrica del país.  Esta presencia significativa no solo asegura un suministro eléctrico estable, sino que también reduce la dependencia de fuentes de energía no renovables, promoviendo así un sistema energético más sostenible y resiliente.

Energía eólica España


Revelando las cifras de la industria eólica española


Con más de 1.345 parques eólicos esparcidos en más de 850 municipios, y un total de 22.042 aerogeneradores en funcionamiento, España se sitúa en la vanguardia de la industria eólica a nivel mundial, según datos de la Asociación Empresarial Eólica.

Estos números no solo son indicativos de la escala masiva de la industria eólica española, sino que también subrayan su papel crucial en la transición hacia un futuro energético más sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

Además, esta expansión de la energía eólica no solo contribuye a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, sino que también impulsa la innovación tecnológica y crea oportunidades de empleo en todo el país.

Mapa de parques eólicos en España 2024


Potencia eólica instalada y producción eólica


España se destaca como un líder en el campo de la energía eólica a nivel global, con una potencia eólica instalada que supera los 30.000 MW. Esta potencia se traduce en una producción eólica impresionante, alcanzando los 61.069 GWh, lo que contribuye significativamente a la reducción de emisiones de CO2 en el país, evitando la liberación de aproximadamente 32 millones de toneladas de CO2 al año. 

Desafíos y metas futuras del sector eólico en España


A pesar de los logros alcanzados, España se enfrenta a desafíos significativos en su camino hacia la expansión del sector eólico.

Uno de los desafíos clave es el actual ritmo de instalación de nuevos parques eólicos, que debe acelerarse para cumplir con los objetivos establecidos en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima. Aumentar la capacidad de instalación de nuevos parques eólicos en España es fundamental para alcanzar las metas de potencia eólica propuestas en dicho plan, lo que requerirá un enfoque estratégico que incluya políticas ambiciosas a nivel europeo y nacional, que fomenten la estabilidad y la protección del sector eólico español frente a otros mercados externos, así como una cooperación efectiva entre el gobierno, las empresas y otros actores relevantes en el sector.

Además, es esencial seguir impulsando la innovación y la colaboración en el sector de la energía eólica. Esto implica no solo desarrollar tecnologías más eficientes y económicas, sino también fomentar la investigación y el desarrollo de soluciones que mejoren la integración de la energía eólica en la red eléctrica. La colaboración entre empresas, instituciones de investigación y el sector público es fundamental para impulsar avances significativos en este sentido, lo que permitirá un crecimiento sostenible y eficiente del sector eólico en España.


Contribución socioeconómica de la energía eólica


El sector eólico en España no solo tiene un impacto ambiental positivo, sino que también desempeña un papel crucial en la economía y el empleo del país. Con más de 40.000 personas trabajando en el sector eólico y 250 centros de fabricación distribuidos en 16 de las 17 comunidades autónomas, la industria eólica impulsa el crecimiento económico y la creación de empleo en todo el país. 

Así, en el año 2022, la contribución directa del sector eólico al PIB de España ascendió a 4.012 millones de euros, mientras que la contribución indirecta representó 1.883 millones. Estas cifras reflejan el impacto significativo que la industria eólica tiene en la economía española, generando ingresos tanto directos como indirectos a través de actividades relacionadas.

Por otra parte, la concentración de la potencia eólica en cinco comunidades autónomas principales, como Castilla y León, Galicia, Aragón, Castilla La Mancha y Andalucía. Estas comunidades representan aproximadamente el 79% de la potencia eólica total en España y el 75% de la contribución al PIB. Esto subraya la relevancia regional del sector eólico en la economía española y destaca su papel como motor de desarrollo en estas áreas.

Asimismo, la energía eólica desempeña un papel fundamental en la consecución de los objetivos energéticos de la Unión Europea, particularmente en el objetivo de que el 32% del consumo de energía en 2030 provenga de fuentes renovables. Dado su potencial y su crecimiento continuo, se espera que la energía eólica siga siendo una fuerza impulsora en la transición hacia un sistema energético más sostenible y renovable en España y en toda Europa.

Sector eólico en España

Conclusiones


En conclusión, la energía eólica desempeña un papel vital en el panorama energético español, contribuyendo significativamente a la generación de electricidad limpia y sostenible.

Con una infraestructura robusta y una amplia red de parques eólicos, España se posiciona como un líder en la industria eólica a nivel mundial. Sin embargo, para alcanzar plenamente su potencial y abordar los desafíos futuros, es crucial continuar invirtiendo en el desarrollo y la expansión del sector eólico, manteniendo el compromiso con la sostenibilidad y la innovación. 

Además del crecimiento de la industria, la seguridad laboral en el sector eólico es de suma importancia. Es por ello que los cursos homologados por la Global Wind Organisation (GWO) ofrecen la formación y certificación en seguridad necesarias para los trabajadores eólicos, garantizando estándares de seguridad altos y uniformes en todo el mundo. Si deseas obtener más información sobre estos cursos, te invitamos a visitar la página dedicada a los cursos GWO de Grupo Forma-t, empresa de formación líder en cursos GWO.